Tamaño estándar de una sola capa. Consigue una estabilidad en todo el brazo, un control preciso de la motricidad, una mayor conciencia de las extremidades superiores, la coordinación y la retroalimentación neurológica. Es ideal para aquellos pacientes con hemiplejia, lesión del plexo braquial, parálisis cerebral y trastornos del procesamiento sensorial.